lunes, 14 de marzo de 2016

LA GRAN AUSENTE



 Esta mañana, camino de mi trabajo y como otras muchas mañanas, me acerqué a la Concepción a estar unos minutos con mis Sagrados Titulares y con Jesús Sacramentado. Creo que siempre es bueno empezar el día tras una breve visita al Señor. Te reconforta y te da ánimos para el duro día que nos espera. 
Pues bien, en la visita de hoy, me encuentro al Señor de la Oración y a Nuestra Madre y Señora de los Dolores entronizados en sus respectivos pasos procesionales. Y miren por dónde veo, con asombro y hasta con estupefacción que hay una gran ausente: la saya de la Coronación y que con tanto esfuerzo y sacrificio le regalaron a la Virgen para su Coronación Canónica un grupo de hermanas y devotas. La Virgen viste la magnífica saya de Rodríguez Ojeda, pero no la de la Coronación que pienso que es la debería llevar puesta pues es su primera salida procesional penitencial tras la Coronación y que yo recuerde tanto la Esperanza como la Victoria, también coronadas, la llevaron en aquellas primeras salidas procesionales tras sus respectivas coronaciones. Y es que ya que la virgen lleva otros presentes que se le hizo para la citada coronación, como un rosario que le regaló un familiar del Hermano Mayor, me pregunto por qué razón a Nuestra Madre y Señora de los Dolores no se le ha puesto su magnífica saya de coronación que le confeccionó Artebord.Sí, sé que algunos me dirán que se le ha puesto la saya en el quinario. Pero no es lo mismo.
No sé, ni me importa aunque me lo imagino, quien ha sido el responsable de que a la Virgen no se le hay puesto la citada saya. Pero lo que sí tengo claro es que de detalles cofrades como éste tiene menos idea que aquel que le echaba gaseosa a un Vega Sicilia y que sabría mucho de gaseosa pero nada de vino del bueno. Puesto en contacto con varias personas que entienden de detalles cómo este, me comentan que lo lógico y normal es que a la Virgen se le hubiese puesto la saya de la coronación sin desmerecer la que tiene puesta. También me han hecho llegar algunas hermanas que colaboraron con sus donativos en la confección de la saya su disgusto porque la virgen no lleve puesta la saya de la coronación el Jueves Santo. 
Esperemos que el Jueves Santo haga un día magnífico,que la Archicofradía dé una vez más ejemplo de lo que es hacer una Estación de Penitencia y que todo transcurra con total normalidad. Pero este Jueves Santo, en el paso de Nuestra Madre y Señora de los Dolores, llevará una gran ausente: su saya de la Coronación. Una decisión que ha dolido y descolocado a muchos y a muchas y que dice bien poco del responsable de tal ausencia.
                                                                                                                
Fdo.  ANTONIO  FROCHOSO GIL

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tu comentario: